PARROQUIA

La Comunidad en la Parroquia acoge a quienes sientan deseos de renovarse en el Espíritu Santo y de introducirse en un camino fuertemente comunitario.

–          Todos podemos participar, acudiendo simplemente a la Comunidad elegida y poniéndonos a alabar al Señor Jesús; luego, si lo deseamos, hablaremos con los Responsables, con el fin de poder ser integrados en las varias actividades espirituales.

–          Si tenemos necesidad de ello (después de haber asistido un poco a la Comunidad y haber empezado a comprender el espíritu de ésta) podemos pedir a los Responsables recibir una oración personal, durante la que se pone en acto ese momento de intercambio fraterno y bendición que es la “imposición de las manos”.

–          En el momento oportuno podremos asistir al Seminario para la efusión del Espíritu Santo, un itinerario de 12 – 15 semanas, que nos llevará a recibir la efusión del Espíritu.

–          Y, por consiguiente, después de haber recibido la efusión y haber hecho una elección personal y con convicción de la vida comunitaria, podemos ser integrados en una pequeña Comunidad de Crecimiento, cuya nota dominante es la “revisión de vida” practicada a la luz de la palabra profética que se nos ha donado en oración.

–          Y, siempre en la Comunidad parroquial, podemos volver a donar lo que hemos recibido y seguimos recibiendo del Espíritu como don, para contribuir a edificar el Cuerpo de Cristo.

AMBIENTE

La Comunidad, puede surgir, además que en la parroquia, también en un ambiente de trabajo, de vida, de estudio.

A menudo, son personas que viven u operan en un determinado lugar que, deseando anunciar allí el Evangelio y teniendo la oportunidad de hacerlo, introducen a sus familiares, amigos, colegas en la oración y en la vida carismática. Entonces, comunican su intento al CIS (o a los Delegados Diocesanos del lugar) para obtener el consenso y la ayuda.

Naturalmente, este consenso tendrá que ser dado, según las diversas circustancias, incluso por una eventual capellanía o por una administración civil competente, a fin de que no surgan a contunuación conflictos en lo que se refiere a nuestra presencia en el lugar.

¿Cuáles son los lugares mayormente representados?

–          La Comunidad Ambiental es una benedición inmensa para los Hospitales, allí donde la enfermedad y el dolor hacen que cada criatura, y la familia que los sigue, estén más necesitados de un anuncio de esperanza.

–          También el sufrimiento relacionado con el encarcelamiento es una necesidad a la que el Señor nos manda para dar alivio; naturalmente, aquí el tema es más delicado y mayores son los permisos que hay que solicitar.

–          Otro ambiente al que no podemos hacer faltar el don de la oración es el de la escuela, especialmente, laUniversidad, allí donde los jóvenes se preparan para construir su futuro y poder tomar en mano un día la suerte de las Naciones.

El desenvolvimiento de los encuentros calca, hechos los necesarios y debidos arreglos, lo que es una Comunidad en la parroquia; pero será dado un espacio especial a breves e incisivas enseñanzas, dirigidas, sobre todo, a quienes, quizás, estén más alejados de la Iglesia y de los Sacramentos desde hace tiempo y que tal vez no hayan oído nunca a nadie que les anuncie que Jesús está vivo, que es Dios y que los ama.